Llega a Chile, procedente de Zagreb, el nuevo DT de Colo Colo, el, en ese momento, yugoslavo, Mirko Jozic. A su llegada, junto a su esposa e hija, profetizó “Mis objetivos son simples: sacar a Colo Colo Campeón y llevarlo a ganar la Copa Libertadores”. El técnico europeo había conseguido en Chile el título de campeón mundial Sub-20 con Yugoslavia en 1987 y ese mismo año estuvo en Chile evaluando el trabajo en divisiones inferiores del club popular, regresó a su país en 1988. La directiva de Dragicevic y Menichetti siempre quiso tener a Jozic entre su staff técnico.